lunes, febrero 04, 2008

Aunque no quieras estoy - El árbol interregno de Oscar Cid de León

Es mi último día en Oaxaca, comiendo empanadas de amarillo con hierba santa, mis anfitriones los Cid de León Ricardez están conmigo y el poeta también, pronto tendría que dar los abrazos de hasta luego, subir al camión solo y sentir esa nostalgía de fin viaje, aferrar algunos recuerdos, mientras otros tal vez se desvanezcan, tal vez escriba algo sobre todo esto y en ese tropel de ideas y nostalgia salga el mar que viene trás lo ojos, como lo dice el poeta.

Oscar Cid de León, es ese poeta.

Foto: Guillermo Eduardo Martínez


Días antes llegamos a Oaxaca, de madrugada, una excelente cama en casa de mis anfitriones, un desayuno, una escapada a la catedral con el poeta Erick Bañuelos, terminando en Santo Domingo, donde nos alcanzan Oscar y a Maria Luisa, poeta, presentadora, amiga y antologadora de la próxima recopilación de Cardo.

Una comida excelente de parte de nuestros anfitriones: pollo a la cerveza y chiles rellenos de atún, ha caido la noche y pronto nos reuniremos en el IAGO frente a Santo Domingo.

¿Existe el libre albedrío?, pregunta María Luisa Rubio, citando algunos textos incluidos en el Árbol Interregno, sus palabras tocan las esquinas del misterio, dice, y sonrío pensando que no solo toca esas esquinas, también toca almas perdidas, almas buscando ese amor que no existe, hace parecer que hay tal, sus palabras entran como puntas, buscando el alma, en línea recta, decía yo en algún poema.

Nos entrega algunas hojas de ese árbol que sigue creciendo, nos enseña que la especie sigue mutando, como dice Maria Luisa concluyendo su presentación y dejandonos a merced de las palabras de Oscar, de los recuerdos, lugares y objetos que toman una nueva forma en su poesía.

Foto: Guillermo Eduardo Martínez

Lo que más me gusta de la poesía de Oscar Cid de León, es esa nostalgia encerrada: de la niñez, del amante que huye, del amante que se deja ir, del amante que no se olvida. Encontramos también a la muerte, partes del cuerpo, cuartos llenos de recuerdos, el niño que es Oscar, el niño que aun teme el mounstruo debajo de la cama, el niño parado frente al mar, el hombre parado frente a las lágrimas.

¿Que será ser amado por un poeta?

- pienso mientras lee "Aunque no se quiera"





Aunque no se quiera

Aunque te cases te mueras te hagas piedra
Aunque te guardes detrás de los parques
y te arranques la cara
Aunque no quieras estoy

y estás

Aunque yo tampoco quiera.

Oscar Cid de León

Entre otros poemas a viva voz del autor, mezcal y bocadillos con el lugar lleno, con miradas atentas.

Uno queda atrapado entre estos versos, entre cuervos y tiempo que saca los ojos, entre nombres que crecen enlazados en un árbol, no cabe duda, quisiera ver la cara de los dueños de estos poemas.

Termina la lectura, presentación, vienen los elogios, fiesta, abrazos y dedicatorias, por supuesto que faltaron algunas personas.

El resto de la noche y hasta salido el sol, todo fué festejo, mezcal, mezcal curado, bailar, caer, cortarse y finalmente caminar por el centro de Oaxaca, evitando que los rayos del sol nos tocaran, ahora era tiempo de reposar los poemas, de dejar que entre sueños, los sueños e ideas de Oscar, se mezclaran con los propios, tal vez soñe el mar, tal vez solo me soñe sentado bajo un árbol, tal vez soñé mucho más.

Y después...

Iglesias destrozadas por el diablo, una pequeña despedida para un viaje a la playa, amigos, fiestas, caminatas por el centro de Oaxaca, comidas, un par de procesiones funerarias, misa con banda, procesiones de niños Dios, café cortado doble en los portales, la iglesia de la Soledad, nieves, un último café con Gerardo y Oscar, antes de ir a cenar esas empañadas de amarillo con hierba santa, un café y finalmente el autobús de vuelta al D.F., donde a falta de sueño, anoto los recuerdos, no exactos, no completos y con un sabor a tierra, a raices de ese árbol, a la poesía de Oscar Cid de León.


Ahora vaya y lealo, busquelo, pregunte donde puede encontrar el libro

Vaya a lumbre-culebra, el sitio donde por primera vez leí a este poeta.


1 Comments:

Blogger Silencio y su corazón de Frambuesa said...

Bueno pero prometo que enviaré el video ya bien subido

jueves, febrero 07, 2008 12:13:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home