jueves, abril 20, 2006

Elogio del cardo


9 de febrero de 2006.- Mi relación con el arisco cardo viene de tiempo atrás. Tendría yo a la sazón apenas seis años, cuando en los albores del verano ya recolectaba entre afiladas púas sus morados pistilos. Cardenalicios estambres que debidamente secados y añadidos a la leche de cabra nos permitían elaborar durante todo el año el más natural y sabroso de los quesos. Recuerdo que su poder coagulante era muy superior al de la leche de higuera, razón por la que nunca faltaba en el avío de los segadores; mano de santo para las afiladas 'caricias' de las hoces.


Abraham García

4 Comments:

Blogger karlagisel said...

seran muy bellos esos recuerdos.. esas flores, en mi jardin no han crecido---
saludos.

jueves, abril 20, 2006 6:53:00 p. m.  
Blogger Lety said...

Así que el cardo tiene caracteristicas coagulantes. Ni en duda lo pongo, mis palabras agua, gracias a la acción de cardo coagularon pues, substanciaron su forma, todo en mi pequeña medida, sin exageraciones pues.

Besos Doña Raquel, pronto estaré en orden otra vez

jueves, abril 20, 2006 10:56:00 p. m.  
Blogger Silencio V_2.0 Release 3 said...

Cardenalicio que chida palabra, yo rolo Cardioide.

domingo, abril 23, 2006 10:03:00 p. m.  
Blogger citoyen said...

No me sabía esas propiedades. Y hermosa que esa planta-flor

jueves, mayo 04, 2006 8:45:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home