domingo, agosto 07, 2005

Eso sonaba amenazador: parte I (crónica)

—Vamos a echar una vineteada, con eso nos aseguramos que vamos en copa— dijo Iván Buenader.
—Nos vamos a ir borrachos?— Preguntó Raquel.
—las aerolíneas en las que vamos viajar se llama COPA el grado de la implicación etílica va por tu cuenta.
—No te gustaría viajar con migraña—susurró la voz de Roberto Borja tras las orejas de Raquel.

Estuvimos en casa de Iván Buenader: Luis Varas y su Rodrigo, Roberto Ramos, el mismísimo Tigre Famélico y María Luisa Rubio, Tania Díaz, Gustavo y Oscar Torres recién saliditos de sus respectivas oficinas. (bastante guapos todos para ser las diez de la noche de un jueves.

Entre copas y sopas, hablaban de los preparativos cuando Tania preguntó cuanto tiempo estaríamos fuera. Raquel contestó que una semana pero a mismo tiempo contestó Iván que solo había oído la última parte de la conversación:
—Igual y dormimos—. El silencio se hizo. —Va a estar buenísimo—, era el pensamiento colectivo que podía cortarse con sierra de motor.

A las 3:30 tal vez, Roberto Borja susurro tiernamente en el oído de Raquel:
—Amor, no sería bueno que viajaras con migraña— llamaron a Taxi Elite. Luis Varas y Rodrigo habían partido unas horas atrás después de una sesión de fotos frente al ‘altar’ que Iván Buenader había preparado para la ocasión: Una gran bandera argentina, azul y blanca sobre la pared y en la esquina inferior derecha un afiche mostraba a Evita Perón ‘chachita’ah no, la de Argentina, che! Diciendo al pueblo quién sabe qué con la mano estirada. Pero más de cerca se pudo distinguir entre la masa de luces y sombras de la Perón la menos cara máscara de Raquel Olvera. Para muchos pasó desapercibido un detalle, a decir de Buenader:
—El afiche, —juraba— es milagroso—. Decía. —Mira: sobando el rostro Perón-Olvera — (de veras era un rostro perón)—, se hace la luz. Y era cierto: El rostro de las damas en cuestión estaban estratégicamente colocadas sobre el apagador de la sala.

Al final, ya bastante vineteados, Tania y Oscar se despidieron, pero María Luisa Rubio y Roberto Ramos permanecieron solidarios, estoicos ...y un poco ebrios decidieron hacer guardia para acompañar a Buenader y que no se quedara dormido. Más heroico que hacer guardia resultó la tarea de cerrar la maleta de Iván. Los bigotes del tigre resplandecían verticales mientras él, horizontal, mantenía todo el peso de su famélico cuerpo y la fuerza de sus manos de gorrión sobre la petaca con el fin de que María luisa Rubio corriera el cerrojo. Al final no averiguamos si cerró o no, pues tuvimos que mantener los ojos bien abiertos para vigilar que la maleta continuara bien cerrada.

—Lo negaré todo—rezaba la tapa del libro de fotocopias engargolado con la primera versión de la novela que Ivan Buenader terminó el mismisimo domingo anterior.

El viaje de Chilngolandia a Mibuenosairesquerido se llevó a cabo sin contratiempos. Iván viajó dormido. Raquel patino en el aire y sin migraña.
Esta historia continuará.

Nota el pie de página:
Perdonen las faltas (de ortografía) las otras sólo Dios me las puede perdonar!
Pero aquí el tiempo es oro.

Estoy en Brasil!!!!!!!!!! Y al fin puedo cumplir con mi deber de informante.
Besos a todos.

3 Comments:

Blogger Tristán Estar said...

Brasiiiiiiil. Brasiiiiiiil. Lara lara lara lara raraaaaaaa. Brasiiiiil. Brasiiiiiiiiil.

Con un carajo. Yo también quiero volar :C

domingo, agosto 07, 2005 10:21:00 p. m.  
Blogger fabiola said...

q buen viaje...y apenas comienza...

lunes, agosto 08, 2005 2:45:00 p. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

¿De veras pasó todo eso?
:D

martes, agosto 09, 2005 11:10:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home