viernes, julio 15, 2005

SSM reseña a Cardo

En la más libre de las formas poéticas hay una estructuración exacta, el dominio de lo poético comparte disciplina y precisión con las labores humanas más técnicas; la escritura es dominio de los maestros del peso y la medida: Es una labor de ingeniería.

La matemática poética se traduce no en fórmulas, sino en sensación. Con todo lo vago que pueda sonar, la traducción de esto en los actos es netamente palpable, un poema logrado es un conjunto de estrategias rigurosamente construidas y definidas. El texto poético es un instrumento de asalto, que combina defensiva y ofensiva, en el mismo plano en que inocula sus imágenes espía los territorios y deja indefenso. Un poema puede construir un mundo y dejarnos a su merced, puede arrebatarlo todo y devolvernos al vacío... o todo lo contrario, un poema puede esgrimirse en plena devastación y aportar su fuerza al conflicto, definir facciones, establecer ventajas. Se ubica en los puntos de fricción del caos y lo entiende interminable.

En esta antología se trasluce la experiencia de cinco años en el desarrollo de nuevos poetas, aquí se reúnen las palabras de treinta y dos autores de distintas edades, géneros, ubicaciones y experiencias. En su conjunto, el paisaje que despliega el libro es numinoso: cada palabra ha sido fatigosamente sopesada, catada y escanciada en el gran destilador alquímico que todo taller literario debería ser. El inmenso espectro de la experiencia humana y sus matices aglomera sus páginas: hay sexo, ira, miedo, éxtasis... pero también hay gozo, deleite, frenesí, incluso picardía. Al terminar su lectura se entiende su propósito: esta antología más que una simple compilación es una celebración luminosa, un carnaval, donde un delirio visionario exhala el más íntimo de los acertijos vitales.

"La meta es sumergirse en el origen de la experiencia poética, instalarse en la percepción del tiempo, cantar lo vivido y que en la voz se note la edad, la constitución física, las hambres, los descubrimientos", escribe en el prólogo Raquel Olvera, que también preparó la selección.

Así, una vez más, la palabra reclama su hegemonía como una manifestación más de las fuerzas de la creación y por ende de la destrucción, es una bestia viva que es generosa cuando es domada. Más que el dominio del fuego, a mi parecer fue el dominio y desarrollo de un lenguaje que representara al mundo y al tiempo (y no sólo a lo inmediato, como sucede con el también muy diverso y profundo lenguaje animal y vegetal), lo que otorgó al otrora animal su status humano.

La poesía es la forma más pura de la voluntad humana, el color más nítido de su voz y presencia, en estas páginas queda bien demostrado...
Sergio Santiago Madariaga, "a" Hamletmachine
*
Nuestro profundo agradecimiento, Sergio, por tan chidas palabras.
*
Por otra parte, les comento que Sergio me ha enviado hoy un correo que les comparto. Es sobre la posibilidad de presentar Cardo, 5 años en un foro alterno. Aquí les transcribo lo que me dijo:

Hola Oscar

Te comento que hoy en la tarde me dijo un amigo español llamado Cesar Fornies que le han encargado la terraza de la Casa de España, y están buscando eventos para el lugar para las próximas semanas... cómo ves si proponemos una presentacion de la antología?

Lo veré el proximo viernes, o antes si puedo.

Saludos!

...Qué dicen ante este detallazo del camarada Madariaga???

6 Comments:

Blogger Raquel Olvera said...

Que bárbaro Hamletmaschine! Es una delicia verse a travez de tus ojos.

viernes, julio 15, 2005 11:30:00 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Tonces pa cuándo proponemos?

sábado, julio 16, 2005 12:59:00 p. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

Muchas gracias, míster. Qué bueno que la Antología logró comunicar espíritu de fiesta. Y lo esa terraza... ¡guau! ¡Pero que se en viernes, plis!
:)

sábado, julio 16, 2005 5:20:00 p. m.  
Blogger Tristán Estar said...

Entonces sí la proponemos? En viernes. Yo me comunico con hamletmaschine. :D

sábado, julio 16, 2005 9:24:00 p. m.  
Blogger Silencio V_2.0 Release 3 said...

Cierto que sea en viernes...

Esta muy buena la reseña, solo así debería reseñarse...

domingo, julio 17, 2005 1:29:00 a. m.  
Blogger Xavier Villarreal said...

Qué plenitud en las palabras del camaradamadariaga, feliz por vernos y vernas reflejad@s así. Pero con lo que más, pero más me quedo: vio en sus/nuestras palabras a unas reclamadoras de la vida. La poesía comienza allí, donde la última palabra no la tiene la muerte, según Elytis. Muy chido.

lunes, julio 18, 2005 8:24:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home