viernes, mayo 19, 2006

Dedicatoria en blanco

Para darle sabor a tus axilas,
Lucifer tomó unas gotas del mar de mi extravío.
Recortó las sombras de todos los cuerpos que soñé,
y con agua del Lago de Ginebra a fuego lento
destiló tu sombra.
Esperó a que mis sueños dieran fruto,
para hacer con su jugo, la humedad de tu sexo.
Del resplandor de lo que amé obtuvo una luciérnaga,
y la engarzó en la punta de tu lengua,
como un diamante,
para que tú, devotamente y lleno de ternura,
pudieras desollarme.

para bajar el libro gratis da click aquí

2 Comments:

Blogger Lety said...

Como si hubiera sido escrito hoy, impresionante,
impresionante tú también Raquel no sólo tu palabra

viernes, mayo 19, 2006 8:08:00 p. m.  
Blogger CinQue said...

Sin Palabras.


Muaaaa

viernes, mayo 26, 2006 7:41:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home