viernes, enero 19, 2007

Nuestro invitado


POESÍA

Eduardo Hurtado

Las diez mil cosas



Siempre al borde de la ironía o la parodia, pero también al filo inquisitivo de las cosas -las diez mil cosas celebradas con acentos melancólicos y firmes-, el rito que Eduardo Hurtado consuma en este hermoso libro de poemas arranca y desemboca en el sustancioso claroscuro de la mirada. Una mirada que busca eludir la gravedad de lo mayúsculo y que, por lo tanto, tampoco es reductible; mirada horizontal y penetrante que sabe hallar asombros en la emoción y el escrutinio. La escritura se transforma así en una práctica material donde las palabras son un acto de restitución y, al tiempo, un pacto con la identidad del mundo. Palabras, pues, que son la carne viva del acorde y el acuerdo. Una y diez mil, las cosas no están inertes: en su número finito e infinito a la vez, ya no son cosas sino frutos en la rama vertebral del flujo, del aliento, de esa otra voz que, como aquí se asume con notable, desinteresado oficio, sabe más que los poetas.
Las diez mil cosas señala el punto de inflexión de un ciclo que se inicia con los libros más recientes de Eduardo Hurtado, Ciudad sin puertas y Puntos de mira, títulos que ya se anotan entre lo más destacado de la poesía mexicana actual. Sin menoscabo de las variaciones temáticas que la caracterizan, en esta nueva obra el autor confirma su fe constante y última en la resonancia de la poesía. En los poemas de Hurtado asoma la hospitalaria vocación de convidar sin reticencias al lector a la hora de emprender la minuciosa exploración del mundo, su fugacidad, su secreta permanencia, sus crisis. A contraflujo de la estética dominante, esta poesía evita, como quería Joyce, las grandes palabras -fijas, inmutables, incoloras- que nos hacen tan infelices.Eduardo Hurtado es poeta, editor y ensayista. Estudió Letras Hispánicas en la UNAM. Desde hace treinta años ha participado en numerosos proyectos editoriales dedicados a la poesía. Es autor de los siguientes libros de poemas: La gran trampa del tiempo (1973), Ludibrios y nostalgias (1977), Donde conversan los amigos (1981), Rastro del desmemoriado (1986), Ciudad sin puertas (1991), Puntos de mira (1997) y Sol de nadie (2001). En 2004 publicó su libro de ensayos Este decir y no decir. Forma parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

1 Comments:

Blogger Lety said...

Ay Dios quien pudiera estar contigo para recibir y escuchar a ese invitado.

Mi cariño para todos

sábado, enero 20, 2007 2:33:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home