viernes, diciembre 30, 2005

NAVIDAD EN LAS MONTAÑAS

A José Antonio

Bajan rodando como piedras

Los niños de la montaña

Los hijos de la nieve

Con sus labios de escarcha

Y sus mejillas moreteadas por el frío.

Y sin embargo florecen

En las rendijas del viento

Tintinea el cascabel de su risa

Entre sus pestañas de fino hielo

Brotan sus gritos-alondra

Como pinitos retoñando debajo del glaciar.

Vuelven del silencio

Emergen de la muerte familiar

Y sus ojos son estrellas deslumbradas

Ante el milagro de la Navidad

-dulces, juguetes, chamarras y piñatas-

y en sus caras surcadas por viejas lágrimas

la alegría se empaña de la honda seriedad de la tristeza.

En la casa de tablones el café humea y calienta

Como la mansedumbre del cordero

-entre los más desnudos germina la compasión

como la retama entre las piedras-

Cala la tarde en los huesos

Y llegan los hijos de la honda y del carrizo

Los capitanes de los rebaños

Los pastorcitos olvidados hasta de la estrella de Belén.

La noche nos cubre de su manto de sueño

Y la luna es una lágrima de sangre.

FRANCIS MESTRIES

1 Comments:

Blogger Lety said...

¡Tantos días sin venir que me parecen meses!
A todos ustedes compañeros Cardo dejo aquí mi abrazo cariñoso. Deseo encontrarme con ustedes allá por la casa de las tías en Enero ¡oj-Alá se pueda!
Besos

viernes, diciembre 30, 2005 2:04:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home