sábado, junio 11, 2005

Gracias Madre

“Cerida Rakel:”
Hace tiempo escribí un poema que se llama:
Tejedora de palabras
A Raquel Olvera.
Tejedora de palabras
matriz de sueños
¡Mira cómo tejes las cobijas que regalas!

Hace unos días cuando llegaste, radiante cómo un sol, con un libro-tesoro-sueño_cumplido en la mano, con esa alegría etérea en la mirada y esa sonrisa de hada madrina sintiendo “Alegría ajena” (como dijiste y no es) Me dijiste : “dime algo” yo dije “No, ahora no tendrían sentido mis palabras”.
Cuando uno recibe algo tan grande no se tiene consciencia, la mente no es capaz de comprender ni de asimilar algo tan grande y el corazón espera. Te dije “Es como tener un hijo no lo amas ni comprendes su magnitud el día que nace, pero el amor va naciendo y creciendo del conocimiento, del cuidado de las necesidades de ese Bebé.” ¿Recuerdas?
Me imagino que si para la madre el amor al hijo no viene tan de inmediato, el amor del padre(no menos fuerte) tardará más en llegar. Tú eres la madre de nuestro hijo, tú lo has concebido amorosamente y lo has llevado en el vientre de tus pensamientos y has seguido al pie de la letra las indicaciones del doctor-editor y finalmente en tus manos_cuna... nos lo has entregado. No te sorprenda si a la mayoría de los que somos”co- padres primerizos” no nos ha “caído el veinte” pero a mi que he ido presumiendo al hijo que está a punto de salir al mundo me ha sorprendido la conciencia y entre más hablo de él- más lo presento; me voy dando cuenta de lo grande y del amoroso cuidado que has tenido para parir a nuestro hijo.
Si, sé que son las tres de la mañana, pero ya ves cómo son los sentimientos, no te dejan hasta que los vomitas o los pares. Y estoy a aquí, Dulce Madre, dándote inmensas gracias por este hijo que me has dado, por esta cobija que tan amorosamente has tejido para nosotros -fríos padres- que nacemos a la poesía.
Gracias amada Raquel.
¡
Felicidades Dolores Castro! ¡Ya eres Abuela!.

1 Comments:

Blogger Raquel Olvera said...

Sí, ca... fue como parir chayotes.

Neeeeeeee. Siento harta alegría ajena.

lunes, junio 13, 2005 12:00:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home